Iniciar sesión

Acceso a cuenta

Username
Contraseña *
Recordarme

Biladi es miembro de:

Siguenos...

Artistas - Naji Al Ali

Naji Al-Ali

Naji Al AliNaji Al-Ali nació en 1936 en la aldea de Ash-Shayara (Galilea).

Naji Al-Ali empezó a publicar sus dibujos en la revista panarabista Al-Hurriyya, pero fue en Kuwait, país al que emigró como muchos otros palestinos a principios de la década de 1960, donde empezó a desarrollarse como dibujante y empezó a tocar sistemáticamente temas políticos como la cuestión palestina, el petróleo y su uso ilegítimo, la unidad árabe o la situación política general en el mundo árabe, haciendo hincapié en la falta de libertad, el terrorismo de Estado, la pobreza, la burocracia y la corrupción. En los años que pasó en Kuwait, Naji Al-Ali adquirió renombre como dibujante en todo el mundo árabe.

La situación tras la guerra del Libano y de su colaboración con los palestinos afincados en Beirut le hicieron abandonar en país y volver a Kuwait. Varios años más tarde, exactamente en 1985, por diversas causas políticas, el dibujante fue expulsado, obligándole a instalarse en la capital inglesa.

El 22 de julio de 1987 fue tiroteado en Londres, falleciendo unos días más tarde sin que las circunstancias de su asesinato se esclarecieran.

Su principal protagonista es Handala, un niño de 10 años que aparece siempre de espaldas, representa para Naji el símbolo principal de la lucha Palestina, que da la espalda a quienes han dado la espalda al dolor de los palestinos.

“Dibujé un niño feo con un pelo similar al de un erizo, porque el erizo usa su pelo como un arma.”

“Handala es un niño con los pies descalzos, como tantos otros pies descalzos de los campamentos de refugiados”.

“Sus manos se cruzan a su espalda como señal de rechazo frente a las “soluciones” ofrecidas a la región por los EE.UU. y frente al “sistema””.

“Handala tiene 10 años, siempre tendrá 10, porque a esa edad dejé yo mi tierra, y cuando Handala pueda volver, crecerá”.

“El niño es una representación simbólica de mí mismo y del grupo que vivimos y soportamos la situación de los campamentos.”