Iniciar sesión

Acceso a cuenta

Username
Contraseña *
Recordarme

Biladi es miembro de:

Siguenos...

Jerusalén, capital eterna de Palestina

07/12/2017

Asociación Palestina Biladi

 

100 años después de la promesa de la creación de un hogar nacional para los judíos en palestina por parte del imperio británico sin ninguna base jurídica para ello, afrontamos ahora una nueva declaración que promete la ciudad palestina de Jerusalén a los judíos por parte de la potencia imperialista del momento que es Estados Unidos. Dado el peso de EEUU, dicha decisión puede animar a otros países a seguir sus pasos.

La decisión de EEUU de... reconocer a Jerusalén como capital del estado de Israel es todo menos tolerante y moderado como sarcásticamente reclama el Sr Trump en su alocución. De ese modo una vez más EEUU se alinea con tesis israelíes violando de nuevo los derechos del pueblo palestino y las resoluciones de la ONU y las del tribunal internacional que declaran ilegal tanto la ocupación de territorios como de promover cambios en el status de las tierras ocupadas. La ONU en más de una ocasión declaró ilegal la anexión de Jerusalén por parte del estado de Israel llevado a cabo en 1980. Trump trata de legitimar así la anexión por parte de Israel de Jerusalén.


Las principales reivindicaciones palestinas se resumen en un estado palestino con Jerusalén como capital y el derecho de retorno de los palestinos a sus tierras y propiedades. La decisión del Sr Trump trata de anular una de las reivindicaciones principales del pueblo palestino que es la capitalidad de Jerusalén en base a su peso histórico, religioso y político para los palestinos.

 

La decisión es una ofensa al pueblo palestino, al pueblo árabe y musulmán e incluso para los pueblos cristianos ya que pone bajo tutela y posesión de Israel lugares santos tanto musulmanes como cristianos. Por otra parte es una violación de las resoluciones de la ONU. Supone una deformación de la historia y la memoria del pueblo palestino. Supone alinearse explícitamente con Israel y se autoexcluye del proceso de paz que arrancó con los acuerdos de Oslo e incluso dinamita estos acuerdos. Refuerza las posiciones más radicales al conflicto. En sí la decisión de Trump es una radicalización de las posiciones de EEUU y es irresponsable ya que puede conducir a reforzar las tesis terroristas.

 

Trump se inclina hacia el bando más poderoso. La decisión es reflejo de la fuerza del lobby judío en EEUU que aprovecha la situación de debilidad del presidente de EEUU en el frente interno. A la vez el Sr Trump aprovecha la debilidad del frente árabe enfrentado a divisiones y guerras civiles y agresiones exteriores provocadas en gran parte por la intervención militar de EEUU en Oriente Medio.

 

El pueblo palestino reclama a la ONU y a la comunidad internacional del cual están a la cabeza los países de la Unión Europea, el reafirmarse en las resoluciones emitidas hasta el momento contra la ocupación y la anexión de Jerusalén y de presionar a EEUU para dar marcha atrás en su decisión en pro del futuro de la paz en Palestina y en el mundo.